Encuesta

 

 

AFICHE DON BOSCO 1

 

21698297 520166358326903 1317313937 n

 

21849382 520165968326942 1109212613 n

 

 

Visitas

841242
hoy
Ayer
Esta Semana
Semana Pasada
Este Mes
Mes Pasado
Total de Visitas
24
131
155
111740
2306
3992
841242

Your IP: 54.144.57.183
2017-11-20 07:51
Visitors Counter

                         

1- UNA VISITA SORPRESA

 

El programa del día parecía haber llegado a su final, sin que restase otra deuda que no fuese la de un sueño reparador. El sol se había despedido ya, dejando lugar a la luna, coqueta como siempre, orgullosa de poder ostentar su belleza.

Pero no. Apenas iniciado el proceso preparatorio del descanso, dándoles a las chancletas la oportunidad de jugar su papel protagónico esperado, la voz insistente de un joven de confianza me obligó a acudir a la puerta de entrada de la casa.

El motivo del llamado me fue explicado en forma breve y precisa: en un laberinto de uno de los semilleros del barrio, un antiguo cañero se debatía entre la vida y la muerte. Era justo que también él tuviese la asistencia pastoral reservada para el último reto de la vida

Los callejones, solitarios ya a esas horas, por donde se desplazaban nuestros pasos, al arrullo del sonido de las novelas de turno y los noticieros de noche adentro, nos condujeron a una choza con olor a soledad.

Por la puerta entreabierta hicimos entrada y allí, acostado en un catre, vislumbramos un rostro típico de la gente de más allá del Masacre.

La “jumiadora” que lo iluminaba parecía bailar al compás de su ya débil respiración. Al vernos, el rostro cobró vida y una casi abortada sonrisa dio testimonio de la alegría que sentía por nuestra visita sorpresa.

Pacientemente escuché el relato de su vida, al estilo de una confesión general, adornada por constantes aclamaciones de acción de gracias a Dios. Le informé conocer el batey donde dijo haber iniciado su existencia, al filo del inicio de la era de la dictadura.

Sus progenitores habían llegado de pequeños al país y se habían conocido en el mismo batey de su nacimiento, cayendo su padre abatido en el baño sangriento del año 1937.

En el batey nadie tenía documento, como tampoco lo tenían sus antepasados. “Al fin de cuentas -me dijo él- para vivir no hacen falta documentos. Los documentos son necesarios para que nos dejen vivir con un poco de dignidad”, concluyó en forma magistral.

En un clima de paz, más que de resignación, me recordó la amarga historia de sus ancestros negros, las penurias pasadas en su Africa de origen, el tiempo de esclavitud, su venta y subasta como si fueran animales, y el momento de la libertad, conseguida a base de humillaciones, luchas y confrontaciones.

Sin poder evitar que la amargura lo traicionara, suspiró deseando cielos nuevos y nueva tierra, donde todos los seres humanos puedan vivir con dignidad, valorados no por su color, por su dinero, poder o procedencia, sino por el hecho de ser personas. Dos grandes lágrimas se escaparon de sus ojos y descendieron centelleantes a la luz del candil, haciendo un juego de color plateado con el fondo de su tez oscura.

Para él ya había llegado el momento de la deportación deseada, que lo llevaría a aquel sitio donde no requieren documentos, ni pasaportes ni visas. Donde sólo la misericordia es la llave de entrada.

Casi dejándolo con la palabra en la boca, pasaron por mi mente las veleidades que a diario nos ofrece el mundo y las tontas ilusiones que parecen brillar en el espejo oscuro de la frivolidad. “Vanidad de vanidades”, como diría el Kohelet o Eclesiastés.

Y en el rostro del viejo, iluminado siempre por la luz de la lámpara, contemplé luminosa la efigie de la dignidad curtida y un mundo de valores, acrisolado por los embates de la injusticia convertida en derecho, que lo había tenazmente martirizado.

Entre tos y tos, el hombre se durmió, alegre por haber compartido este momento inesperado, sin saber que en ese rato de diálogo espiritual, me había enseñado el lado oculto de la pasión de Quien por amor se entregó en una cruz para dar vida al mundo. Me había permitido comprender lo que falta a la pasión del Mártir del Calvario, como decía el Apóstol.

Nuevamente recorrimos los callejones desiertos hasta dar con el punto de partida y retirarnos al sueño y al descanso.

Al alborear el día, en forma más vehemente que en la noche anterior, el joven mensajero me llamó nuevamente en voz alta desde el umbral de la puerta.

Era para anunciarme que, en horas de la madrugada, el cañero, en visita sorpresa del Señor, había recibido el documento de inscripción en el libro de la Vida.

 

 

  2- DE  ULTIMO  MINUTO

                                                          

 TITULARES

- Prohíben minifaldas para atacar embarazos en adolescentes

- RD presentó  el Plan de Prevención de Embarazos en Adolescentes ante el 

  Consejo de  Ministros de Salud de Centro América

- Adolescentes están teniendo experiencias sexuales; el 82,
5 por

  ciento de los embarazos adolescentes acaban en un aborto clandestino.

- Mujer sorprende a su esposo abusando sexualmente de su hija

- Una joven mantuvo 7 meses el embarazo en secreto

- RD invierte RD$2,100 MM en adolescentes embarazadas

- El embarazo adolescente es "
alarmante" en República Dominicana, según los expertos

- ONU ve embarazo en adolescentes como mayor problema de América Latina.

- El 26 de septiembre es el Día
Internacional de la Prevención del

  Embarazo en  Adolescentes.

- El 25 de Marzo es el Día del Niño/a no nacido/a

- Sorprenden a 15 adolescentes ejerciendo prostitución

- Sorprenden a
adolescentes con bebé muerto en una funda

- A muchos
adolescentes les sorprende lo permisivos que resultan ser sus padres

CHIKUNGUNYA  SEXUAL

El mosquito del chikungunya sexual está picando sin control en el mundo.

  • El Chikungunya sexual es un virus social que causa fiebre y dolores severos en la familia y en la sociedad.
  • La enfermedad es transmitida por los mosquitos de los medios de comunicación usados en forma irresponsable, la internet descontrolada, la pornografía, la desorientación familiar. también comparte signos clínicos con el dengue del comercio sexual.
  • Cuando el chikungunya sexual penetra y crea un síndrome de variadas expresiones, no hay cura para esta enfermedad y se prolongará por toda la vida, a menos que se produzca un milagro.
  • La proximidad de los criaderos de mosquitos sexuales a donde viven los niños, niñas, adolescentes y jóvenes es un significativo factor de riesgo para el contagio y  la expansión del Chikungunya sexual.
  • La enfermedad está presente en América, África, Asia, Europa y Oceanía. Ningún país ni persona está exento de caer en las garras de este insecto dañino.

HOSPITAL DE ENFERMOS SEXUALES

¿Será que el mundo y la República Dominicana se están convirtiendo en un gran hospital de enfermos/as sexuales?

La enfermedad es una situación en la que se altera en forma dañina el estado de salud de la persona. Las causas de esta alteración pueden proceder de dentro o de fuera de quien cae en esa situación perjudicial para el ser humano.

Para atender a quienes enferman están los hospitales o centros de salud. A veces los mismos hogares se convierten en lugares de atención a las personas enfermas.

No cabe dudas de que la conducta sexual humana se ha enfermado en tan variadas expresiones que el mundo parece haberse convertido en un gran hospital de enfermos sexuales. Quien no cojea de un lado, cojea del otro.

Esta enfermedad se manifiesta en formas diversas: promiscuidad, permisividad, fragilidad en el matrimonio y en los compromisos familiares, homosexualidad, lesbianismo, desorden de todo género.

El desorden vigente de la conducta sexual humana no sólo pretende ser  algo socialmente aceptable, sino que empuja a la sociedad para que lo acepte como un derecho, cuya protección el Estado debe garantizar jurídicamente.

Ver la enfermedad como salud, la debilidad como un motivo de orgullo, sobrepasa la capacidad de asimilación de las nuevas generaciones, que nacen ya de por sí traumatizadas por el impacto de un entorno familiar en crisis profunda. Estamos “vuelto loco y sin idea”.

ADOLESCENTES EMBARAZADAS

La sociedad se está rasgando la vestidura contemplando el creciente número de adolescentes embarazadas. Mientras por una parte se aporta a la promiscuidad sexual a través de la desarticulación masiva del matrimonio y la familia, promoción de preservativos hasta en repartición “alegre” en las escuelas, sitios públicos y unidades de salud, por otra parte se lanza el grito al cielo  por la situación de embarazos en adolescentes, que es consecuencia directa de los factores antes señalados.

Ya de por sí, un sano manejo de la propia sexualidad exige mucha madurez y no todas las personas responden a la altura requerida. El panorama permisivo reinante, hace entonces que la situación se complique en forma extrema.

El fenómeno de embarazos en adolescentes pone a la sociedad entre la espada y la pared. Sólo hay dos salidas: o dejar que la situación prosiga su agitado curso, interviniendo con métodos que, en lugar de aportar a la solución del problema, lo empeoran a todos los niveles. Estos métodos son: promoción irresponsable de preservativos, recurso al aborto, promiscuidad sexual.

La otra salida consiste en enderezar la cabeza de la sociedad, de tal manera que ubique la dimensión sexual en un marco de valores, se fortalezca el matrimonio y la familia como primera escuela de orientación y se adopten políticas públicas bien definidas en que no se coquetee con campañas internacionales que pretenden dar al caos sexual imperante la connotación de modernismo y desarrollo.

EDITORIAL

La situación se complica

y el carro al andar se atasca.

y  todo el mundo se rasca

sin saber dónde le pica.

  

 3-  NOTA LUCTUOSA

3- NOTA LUCTUOSA

Señoras y señores:

Ha colgado los tenis en esta ciudad el nombrado DANIEL El TRAVIESO, SIN COYUNTURA Y SIN HUESOS. Su muerte se produjo a causa de un paro (perdón: un disparo), que le hizo uno de los custodios al tratar de volar la cerca de la cárcel “SAL SI PUEDES” de esta ciudad, recinto que lo tuvo en cintura en el último año.

Cabe señalar que Daniel era reincidente en actividades delincuenciales y que ya conocía la mayoría de las cárceles del país. Era su intención salir nuevamente a la calle y, con ayuda del sector externo, que ya había contactado estratégicamente, pensaba dar un tumbe que no tiene madre. Todo se derrumbó con su dolorosa muerte.

Les anunciamos que, tras el levantamiento del cadáver por el médico legista,  siempre “atento y puntual” y que no tiene vela en ese entierro,  sus restos serán  conducidos en caminata al Cementerio “AMANZA GUAPOS”, escoltados por los miembros de la Asociación de Tígueres Unidos Incorporada, quienes brindarán durante el camino, a más no poder, emborrachando por última vez al difunto con tricolí, romo, chaticas, cerveza, whisky, wodka, con que bañarán el ataúd. Está programado también tirar algunos disparos al aire al paso del féretro por las calles. Para esos disparos se usarán armas robadas a policías y a particulares.

En el camino se deleitará además a los concurrentes con la música, siempre tremendamente escandalosa hasta fundir los tímpanos, de la universalmente conocida cantante Mami la Prieta, desde un “discoLay” cedido para la ocasión por un político que se las busca para conseguir votos en las próximas elecciones.

En el entierro no se brindará nada para darse un toque o vuelo, eso corre por cuenta propia o de distribuidores particulares, siempre dispuestos a ofrecer a buen precio su mercancía o hasta a regalarla como forma de promoción para lograr nuevos zonzos clientes.

La presencia policial será bien discreta durante el trayecto al Cementerio “Amanza Guapos” y se limitará a proteger el derecho de la Asociación a cumplir con el deber de dar honrosa sepultura a quien en vida se distinguió como uno de sus miembros más combativos y que se ha marchado a donde le va a ser imposible seguir con sus métodos terrenales de monstruosa labor delincuencial.

Ya en el cementerio, está programado un acto solemne, donde diferentes personalidades allegadas  a Daniel y de la vida pública tomarán la palabra para expresar sus sentimientos ante tal acontecimiento.

Por primero tomará la palabra la señora FAMILIA, estropeada y caricaturizada, que se volvió un estropajo, descuidando la atención de este angelito y que lamentablemente lo soltó como chichigua en banda cuando ya no pudo más con él y tomó el camino de la delincuencia.

En estos momentos la señora Familia llora amargamente el fruto nefasto de sus entrañas. El sufrimiento mayor corresponde, claro está,  a la MAMA, que confiesa que era un muchacho bueno, y que  siempre le abrió las puertas de la casa para que pudiera irse a bañar, comer y  dormir. Le aflige mucho más el pensar que Daniel siempre se “cantiaba” con lo que conseguía de su afanosa labor delincuencial y que ya no podrá contar con esa borona.

Tenemos por segura la ausencia del PAPA en el entierro, pues no hubo forma de avisarle del fallecimiento de su hijo, por desconocerse su dirección. En efecto, este pobre padre de familia, después de dejarse de la mamá, nadie lo  había vuelto a ver ni en pintura, ni siquiera la mujer con quien procreó a Daniel.

Algunos dijeron que el caballero tenía un número celular prepagado, por el que, tal vez, podía ser localizado. Pero, tras muchos intentos, la persona nunca cogió la llamada al móvil indicado. Como respuesta, salía en seguida el buzón de voz; parece que el teléfono no tenía carga o que, con el nuevo operativo 911, la compañía se lo había desactivado.

En el acto de sepultura, hablará alguien del GOBIERNO, representando a las autoridades públicas, que se quejan del camino equivocado tomado por Daniel, pero que, según algunos del partido político contrario,  debería sentir peso de conciencia por no haberle ofrecido posibilidades de desarrollo personal, educación, empleo, entretenimiento sano, orientación.

En la tarima funeraria, preparada junto a la tumba en el Cementerio “Sal Si Puedes”, tendrá un puesto preferencial la distinguida dama llamada JUSTICIA. Como siempre, estará vestida de una toga negra y con un birrete o gorro que le dan un feeling o apariencia de solemnidad casi misteriosa.

A la señora Justicia se le permitirá también tomar la palabra, de acuerdo al protocolo preparado  por el maestro de ceremonia escogido por la directiva de la Asociación de Tígueres Unidos Incorporada. La mencionada señora ponderará su papel estelar en la administración de justicia y su esmero en la sanción de las infracciones a la ley.

Puntualizará la necesidad de instrumentar en forma adecuada los expedientes acusatorios contra quienes se han puesto al margen de los ordenamientos establecidos en los códigos y leyes del país. Lamentará la muerte de Daniel y explicará cómo en tantas ocasiones Daniel había encontrado en ella una mano amiga. Señalará cómo tal vez, si hubiera estudiado en forma más diligente el expediente de Daniel, hubiera encontrado alguna razón que hubiese impedido que terminara sus días de esa forma en la cárcel.

Les anunciamos también que los MEDIOS DE COMUNICACION SOCIAL tendrán su merecida participación en la ceremonia de despedida en el cementerio “Sal Si Puedes”. Tomarán fotografías, selfies para subir a las redes sociales,  e imágenes de familiares revolcados por el suelo, dando gritos a todo meter, auxiliados por quienes siempre están dispuestos a ayudar al espectáculo del dramático escenario, abrazando, cargando, echando fresco con abanicos de cartón, ofreciendo pañuelos a los sufridos deudos. Esas expresiones de dolor “venden” mucho y serán aprovechadas para las primeras páginas y noticieros, así como para los programas de periodismo de investigación.

Un vocero de los Medios, tomando la palabra, puntualizará el papel neutral jugado por ellos en toda la trayectoria delincuencial de Daniel. Recordarán que se encargaron sólo de informar sobre las andanzas y crímenes cometidos por el desafortunado personaje, con la misma crudeza con que los hacía. Esa es la razón por la que presentaron, en apego a su “ética” profesión, todas las imágenes de robos, asesinatos y fechorías, con la idéntica crueldad de los hechos.

Los Medios dirán que, en fin de cuentas, ellos no son más que una especie de espejo que refleja lo que sucede en la sociedad y su trabajo nada tiene que ver con la educación, respeto público y moral; eso les corresponde a otras instituciones sociales.

Dentro de los Medios tendrán una palabra especial los periódicos, radio, televisión, internet, que puntualizarán el derecho que les asiste a preservar la libertad de expresión, que no permitirán que se la toque ni con el pétalo de una rosa, y que lamentaban el caso de Daniel, pero que en él no tenían ningún tipo de responsabilidad. Que incluso más bien lo asistieron presentándole los avances tecnológicos alcanzados por colegas de Daniel a nivel nacional e internacional para realizar mejor sus actividades con que se ganaba la vida.

El panegírico central estará a cargo de la señora SOCIEDAD, siempre tan distinguida, coqueta y pendenciera, a la que le tocará resaltar la conducta asocial del difunto.

La nombrada señora, lavándose las manos, señalará cómo ella se mantuvo al margen de cualquier contacto con Daniel para no contaminarse y cuidarse de sus andanzas negativas. Con esa finalidad apoyó siempre un sistema estricto para lograr la seguridad ciudadana, caiga quien caiga; fortaleció las puertas y ventanas con hierro, alambres de púa, cables de alta tensión, “wachimanes”, perros rabiosos.  Puso también muros en torno a sus casas.

La sociedad señalará que, para protegerse, buscó armas en forma legal e ilegal; aprendió karate, Kung-Fu, lucha libre, “Taiwando” y todo método de defensa, para enfrentarse así a quienes tienen el atrevimiento de ponerse frente a la población en forma antisocial. La señora Sociedad dirá también que ayudó, finalmente, para que Daniel fuese conducido a la siempre abarrotada cárcel “Sal Si Puedes”, para buscarle una salida feliz y definitiva a su problema conductual.

La oración, al final de la ceremonia, estará a cargo de la señora VICTIMA, que, a pesar de haber llorado amargamente por los daños humanos y materiales que le ocasionaron los hechos vandálicos de Daniel, en lugar de venganza,  pedirá a Dios que lo perdone porque, al fin de cuentas, no sabía lo que hacía.

Implorará la misericordia de Dios también sobre la familia, las autoridades, la justicia, los medios de comunicación social y la sociedad, entre otros, que tampoco saben lo que han hecho con tantos  Daniel que pululan por las calles.

La señora Víctima elevará también una plegaria al Altísimo para que se haga realidad el sueño del libro del Apocalipsis: “Vi uncielo nuevo yunatierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra ya pasaron.” Los presentes en el acto de sepultura responderán: AMEN.

Precisamente para la hora en que está previsto el término de  la ceremonia, la Oficina de Meteorología pronostica un gran aguacero, que se espera purifique el ambiente y limpie la basura acumulada en las calles.

Y un arcoíris, signo de esperanza, brillará en el horizonte.

en esta ciudad el nombrado DANIEL El TRAVIESO, SIN COYUNTURA Y SIN HUESOS. Su muerte se produjo a causa de un paro (perdón: un disparo), que le hizo uno de los custodios al tratar de volar la cerca de la cárcel “SAL SI PUEDES” de esta ciudad, recinto que lo tuvo en cintura en el último año.

Cabe señalar que Daniel era reincidente en actividades delincuenciales y que ya conocía la mayoría de las cárceles del país. Era su intención salir nuevamente a la calle y, con ayuda del sector externo, que ya había contactado estratégicamente, pensaba dar un tumbe que no tiene madre. Todo se derrumbó con su dolorosa muerte.

Les anunciamos que, tras el levantamiento del cadáver por el médico legista,  siempre “atento y puntual” y que no tiene vela en ese entierro,  sus restos serán  conducidos en caminata al Cementerio “AMANZA GUAPOS”, escoltados por los miembros de la Asociación de Tígueres Unidos Incorporada, quienes brindarán durante el camino, a más no poder, emborrachando por última vez al difunto con tricolí, romo, chaticas, cerveza, whisky, wodka, con que bañarán el ataúd. Está programado también tirar algunos disparos al aire al paso del féretro por las calles. Para esos disparos se usarán armas robadas a policías y a particulares.

En el camino se deleitará además a los concurrentes con la música, siempre tremendamente escandalosa hasta fundir los tímpanos, de la universalmente conocida cantante Mami la Prieta, desde un “discoLay” cedido para la ocasión por un político que se las busca para conseguir votos en las próximas elecciones.

En el entierro no se brindará nada para darse un toque o vuelo, eso corre por cuenta propia o de distribuidores particulares, siempre dispuestos a ofrecer a buen precio su mercancía o hasta a regalarla como forma de promoción para lograr nuevos zonzos clientes.

La presencia policial será bien discreta durante el trayecto al Cementerio “Amanza Guapos” y se limitará a proteger el derecho de la Asociación a cumplir con el deber de dar honrosa sepultura a quien en vida se distinguió como uno de sus miembros más combativos y que se ha marchado a donde le va a ser imposible seguir con sus métodos terrenales de monstruosa labor delincuencial.

Ya en el cementerio, está programado un acto solemne, donde diferentes personalidades allegadas  a Daniel y de la vida pública tomarán la palabra para expresar sus sentimientos ante tal acontecimiento.

Por primero tomará la palabra la señora FAMILIA, estropeada y caricaturizada, que se volvió un estropajo, descuidando la atención de este angelito y que lamentablemente lo soltó como chichigua en banda cuando ya no pudo más con él y tomó el camino de la delincuencia.

En estos momentos la señora Familia llora amargamente el fruto nefasto de sus entrañas. El sufrimiento mayor corresponde, claro está,  a la MAMA, que confiesa que era un muchacho bueno, y que  siempre le abrió las puertas de la casa para que pudiera irse a bañar, comer y  dormir. Le aflige mucho más el pensar que Daniel siempre se “cantiaba” con lo que conseguía de su afanosa labor delincuencial y que ya no podrá contar con esa borona.

Tenemos por segura la ausencia del PAPA en el entierro, pues no hubo forma de avisarle del fallecimiento de su hijo, por desconocerse su dirección. En efecto, este pobre padre de familia, después de dejarse de la mamá, nadie lo  había vuelto a ver ni en pintura, ni siquiera la mujer con quien procreó a Daniel.

Algunos dijeron que el caballero tenía un número celular prepagado, por el que, tal vez, podía ser localizado. Pero, tras muchos intentos, la persona nunca cogió la llamada al móvil indicado. Como respuesta, salía en seguida el buzón de voz; parece que el teléfono no tenía carga o que, con el nuevo operativo 911, la compañía se lo había desactivado.

En el acto de sepultura, hablará alguien del GOBIERNO, representando a las autoridades públicas, que se quejan del camino equivocado tomado por Daniel, pero que, según algunos del partido político contrario,  debería sentir peso de conciencia por no haberle ofrecido posibilidades de desarrollo personal, educación, empleo, entretenimiento sano, orientación.

En la tarima funeraria, preparada junto a la tumba en el Cementerio “Sal Si Puedes”, tendrá un puesto preferencial la distinguida dama llamada JUSTICIA. Como siempre, estará vestida de una toga negra y con un birrete o gorro que le dan un feeling o apariencia de solemnidad casi misteriosa.

A la señora Justicia se le permitirá también tomar la palabra, de acuerdo al protocolo preparado  por el maestro de ceremonia escogido por la directiva de la Asociación de Tígueres Unidos Incorporada. La mencionada señora ponderará su papel estelar en la administración de justicia y su esmero en la sanción de las infracciones a la ley.

Puntualizará la necesidad de instrumentar en forma adecuada los expedientes acusatorios contra quienes se han puesto al margen de los ordenamientos establecidos en los códigos y leyes del país. Lamentará la muerte de Daniel y explicará cómo en tantas ocasiones Daniel había encontrado en ella una mano amiga. Señalará cómo tal vez, si hubiera estudiado en forma más diligente el expediente de Daniel, hubiera encontrado alguna razón que hubiese impedido que terminara sus días de esa forma en la cárcel.

Les anunciamos también que los MEDIOS DE COMUNICACION SOCIAL tendrán su merecida participación en la ceremonia de despedida en el cementerio “Sal Si Puedes”. Tomarán fotografías, selfies para subir a las redes sociales,  e imágenes de familiares revolcados por el suelo, dando gritos a todo meter, auxiliados por quienes siempre están dispuestos a ayudar al espectáculo del dramático escenario, abrazando, cargando, echando fresco con abanicos de cartón, ofreciendo pañuelos a los sufridos deudos. Esas expresiones de dolor “venden” mucho y serán aprovechadas para las primeras páginas y noticieros, así como para los programas de periodismo de investigación.

Un vocero de los Medios, tomando la palabra, puntualizará el papel neutral jugado por ellos en toda la trayectoria delincuencial de Daniel. Recordarán que se encargaron sólo de informar sobre las andanzas y crímenes cometidos por el desafortunado personaje, con la misma crudeza con que los hacía. Esa es la razón por la que presentaron, en apego a su “ética” profesión, todas las imágenes de robos, asesinatos y fechorías, con la idéntica crueldad de los hechos.

Los Medios dirán que, en fin de cuentas, ellos no son más que una especie de espejo que refleja lo que sucede en la sociedad y su trabajo nada tiene que ver con la educación, respeto público y moral; eso les corresponde a otras instituciones sociales.

Dentro de los Medios tendrán una palabra especial los periódicos, radio, televisión, internet, que puntualizarán el derecho que les asiste a preservar la libertad de expresión, que no permitirán que se la toque ni con el pétalo de una rosa, y que lamentaban el caso de Daniel, pero que en él no tenían ningún tipo de responsabilidad. Que incluso más bien lo asistieron presentándole los avances tecnológicos alcanzados por colegas de Daniel a nivel nacional e internacional para realizar mejor sus actividades con que se ganaba la vida.

El panegírico central estará a cargo de la señora SOCIEDAD, siempre tan distinguida, coqueta y pendenciera, a la que le tocará resaltar la conducta asocial del difunto.

La nombrada señora, lavándose las manos, señalará cómo ella se mantuvo al margen de cualquier contacto con Daniel para no contaminarse y cuidarse de sus andanzas negativas. Con esa finalidad apoyó siempre un sistema estricto para lograr la seguridad ciudadana, caiga quien caiga; fortaleció las puertas y ventanas con hierro, alambres de púa, cables de alta tensión, “wachimanes”, perros rabiosos.  Puso también muros en torno a sus casas.

La sociedad señalará que, para protegerse, buscó armas en forma legal e ilegal; aprendió karate, Kung-Fu, lucha libre, “Taiwando” y todo método de defensa, para enfrentarse así a quienes tienen el atrevimiento de ponerse frente a la población en forma antisocial. La señora Sociedad dirá también que ayudó, finalmente, para que Daniel fuese conducido a la siempre abarrotada cárcel “Sal Si Puedes”, para buscarle una salida feliz y definitiva a su problema conductual.

La oración, al final de la ceremonia, estará a cargo de la señora VICTIMA, que, a pesar de haber llorado amargamente por los daños humanos y materiales que le ocasionaron los hechos vandálicos de Daniel, en lugar de venganza,  pedirá a Dios que lo perdone porque, al fin de cuentas, no sabía lo que hacía.

Implorará la misericordia de Dios también sobre la familia, las autoridades, la justicia, los medios de comunicación social y la sociedad, entre otros, que tampoco saben lo que han hecho con tantos  Daniel que pululan por las calles.

La señora Víctima elevará también una plegaria al Altísimo para que se haga realidad el sueño del libro del Apocalipsis: “Vi uncielo nuevo yunatierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra ya pasaron.” Los presentes en el acto de sepultura responderán: AMEN.

Precisamente para la hora en que está previsto el término de  la ceremonia, la Oficina de Meteorología pronostica un gran aguacero, que se espera purifique el ambiente y limpie la basura acumulada en las calles.

Y un arcoíris, signo de esperanza, brillará en el horizonte.

 

 

 

 4-   LA  SANTIDAD  SE VISTIO  DE  ALEGRIA

 

Abramos el ropero y busquemos el mejor de los vestidos. Parece raro, pero la santidad se vistió de alegría.

Estamos acostumbrados a ver la santidad con el vestido de la tristeza y el rostro torcido. Esto es muy extraño y poco atractivo para quienes no queremos quedarnos estancados en el Calvario del Viernes Santo y hemos optado por dar el paso hacia el Domingo de Pascua.

Nuestra vida es Pascua y deseamos tomar del ropero el más hermoso de los vestidos, el de la verdadera alegría. Queremos retratarnos con el traje de la alegría y de la fiesta. Nuestro mejor selfie, el autorretrato más auténtico y hermoso, es el que refleja nuestra santidad.

Pero, ¿En qué consiste la santidad? Tal vez no sea una definición teológicamente depurada, pero: “Nosotros hacemos consistir la santidad en estar siempre alegres”, respondería Don Bosco. Y así se lo enseñó a sus muchachos.

La pedagogía  de Don Bosco ha bajado la santidad de la altura difícilmente alcanzable, para colocarla al nivel de niños, adolescentes jóvenes. El le ha dado a la santidad un color más humano y menos austero, poniéndole el vestido de la alegría. En esta escuela de la alegría se santificaron jovencitos como Domingo Savio y Laura Vicuña.

“Un santo triste es un triste santo”, afirmaba San Francisco de Sales, del cual Don Bosco aprendió que la alegría es camino a la santidad. Por esa misma razón Don Bosco decía: “Tristeza y melancolía fuera de la casa mía.”

El se sentía profundamente preocupado cuando veía a un joven triste, taciturno, arrinconado y perdido en sus propios pensamientos. Consideraba que estaba enfermo, del alma o del cuerpo.

El ambiente pedagógico de las obras de Don Bosco incluye, por eso, música, teatro,  deporte, caminatas, campamentos y las más variadas actividades juveniles. Siempre con la intención de vivir en alegría: "Corran, Salten, Griten, Jueguen... pero no ofendan a Dios", decía él.

El mundo que nos rodea abre también cada día el ropero, buscando un vestido que lo haga lucir y sentir bien. Al fin de cuentas busca la alegría, pero la divorcia de la santidad. Por eso hace ruido ensordecedor, bebe alcohol hasta más no poder, usa droga, compra y vende sexo, busca fama, poder, dinero, y emprende tantas otras iniciativas en las que se deja engañar por la apariencia.

Los vestidos del mundo son confeccionados por los mejores modistos y, quien más y quien menos, de acuerdo a sus posibilidades, quiere vestir lo mejor posible. Hasta concursos de moda y de belleza se organizan, en los que parece que la alegría llega a su máxima expresión.

Pero ¡Qué va! Mucha espuma y poco chocolate. Todo es pura apariencia.

La alegría y la santidad van de la mano. Por eso, para ponernos el vestido de la alegría, es necesario iniciar una vida nueva, enraizada en el amor de Dios, que se expresa en bondad solidaria a los demás, especialmente a los marginados sociales.

El servicio solidario a los más débiles: hambrientos, sedientos, desnudos, enfermos, encarcelados, despreciados de la sociedad, es fuente de alegría profunda y camino de santidad. Así nos lo testimonió Jesús.

Se comprende de esta manera, mucho mejor, el saludo tan usual en la familia franciscana: “Paz y Bien” y la otra persona responde: “Santa alegría”. En efecto, no es cualquier alegría la que es expresión de santidad: es la santa alegría.

Además de la espiritualidad de San Francisco de Sales, Don Bosco siguió el llamado a la sencillez y pobreza de que dio testimonio Francisco de Asís; su santa alegría, fruto de un amor intenso al Señor. Los dos Francisco dejaron hondas huellas en el corazón de Don Bosco y lo llevaron a hacer de la santa alegría el camino hacia la santidad.

Hay que recordar que Don Bosco se sintió atraído por el estilo de vida franciscano y que incluso quiso seguirlo cuando se trató de hacer una opción vocacional en la Iglesia. Pero fue disuadido por su confesor, quien veía otra orientación para el futuro Padre y Maestro de la Juventud, sin que por eso abandonase el estilo sencillo y la santa alegría que tiene sus raíces en el evangelio de Jesús.

La santa alegría es la que procede de un corazón solidario, lleno de paz y de armonía espiritual, porque sigue las buenas inspiraciones y porque busca a Dios con sinceridad. Es santa alegría porque nace de un alma que busca el bien y evita el mal; así de sencillo.

Al celebrar en este año el bicentenario del nacimiento de Don Bosco, queremos con él hacer consistir la santidad en estar siempre alegres en el Señor.

En el ropero del mundo hay muchos vestidos; el más hermoso es el de la verdadera alegría, el de la santidad.

Este vestido cuesta poco y vale mucho. Es un regalo de Dios a quienes han abandonado el camino de la maldad y han hecho del amor el sentido de su vida.

 

 

 

 

1      5-   OJALA  QUE  LLUEVA  LA  FE

¡Cuánta gente habrá sentido estremecerse el corazón al escuchar el legendario bolero titulado “Perfume de Gardenia”!

Esta clásica pieza musical de Rafael Hernández, conocido como el Jibarito, nacido en la Isla del Encanto, Puerto Rico, fue interpretada en forma magistral por la Sonora Santanera, versión mexicana de la Sonora Matancera, quizás el más famoso conjunto de música cubana. Es un bello poema dedicado al amor humano, entre un hombre y una mujer.

Esta canción  nos evoca las palabras de la Amada en el Cantar de los Cantares, que, estremecida de amor, le dice a su Amado: “Suave es el olor de tus perfumes.”

El amor hace estremecer el corazón y, siguiendo la comparación de la canción, cada palabra que sale de la boca de la persona amada huele a perfume de gardenia. ¡Cómo ardía y se estremecía el corazón de los discípulos de Emaús, cuando de la boca de Jesús resucitado salían palabras de sabiduría para explicarles las escrituras!

Ardía y se estremecía su corazón porque, a pesar de las dudas que les embargaban, tenían fe. Es que sólo la fe puede hacer que de la boca de una persona amada salgan palabras que tengan olor a perfume de gardenia. El amor verdadero entre el hombre y la mujer, fundamento del matrimonio y la familia, tiene también sus raíces en la fe y confianza mutua. Sin fe no hay amor y sin amor no hay fe.

Parodiando otra canción, esta vez de Juan Luis Guerra, como resultado de lo dicho anteriormente, podríamos entonces exclamar: ojalá que llueva la fe en el campo, en la ciudad, en los hogares y en todo sitio en que los seres humanos desenvuelven su existencia. Sólo esa lluvia de fe refrescante puede hacer que el corazón se abra a escuchar las palabras de amor que salen de la boca del Señor con olor a gardenia y que están estampadas en la Biblia,

Ojalá que llueva la fe y comprendamos que la boca del Señor está llena de palabras perfumadas de bendición, misericordia y amor hacia la humanidad. Sólo una lluvia de fe, que empape, limpie y purifique a la humanidad, puede hacer posible que el mundo supere la maldad que lo arropa, con su olor nauseabundo a pecado.

La fe puede lograr que la lectura amorosa de las palabras que salen de la boca de Dios y que nos ofrece la Biblia, disipen ese mal olor que ha infectado al mundo y permitir así que la humanidad se oxigene, con olor a gardenia.

La Biblia es un libro, o más bien un libro de libros, una biblioteca que irradia una fragancia semejante al perfume de gardenia, porque está escrita con el calor entrañable del amor de Dios. La contraseña, el password, que da entrada a ese jardín de flores olorosas es la fe.

La entrada a ese jardín de flores olorosas, que es la Biblia, se abre con una llave personal que el Señor le da a cada ser humano. Nadie puede abrir y entrar al jardín de la Palabra de Dios si no es con su propia llave de la fe.

La Biblia puede ser leída por cualquier persona, pero sólo la comprenderá quien se ha dejado bañar por la lluvia purificadora de la fe. De lo contrario, ese libro de amor, con olor a perfume de gardenia, será visto sólo como una obra que contiene diversos géneros literarios: históricos, líricos, cuentos interesantes, fábulas ingenuas, textos sapienciales o apocalípticos, cartas y tantos otros.

¿Por qué, a pesar de que incluso se lea la Biblia, no cambia nuestro mundo? Precisamente porque su lectura tiene que ser hecha a la luz de la fe. Esa misma fe que ha comenzado a inspirar nuestra vida cuando recibimos las aguas del Bautismo y que ha llovido permanentemente sobre el mundo como un regalo refrescante de lo alto para toda persona que quiera recibirlo.

De copias manuscritas realizadas generalmente por los monjes, la Biblia fue el primer libro impreso hacia 1455, tras inventar Gutenberg la imprenta, y traducida a unos 2454 idiomas, como para que nadie se quede fuera de la posibilidad de leer este libro de los libros.

Y es tan grande la bondad del Señor que nos la ha puesto sumamente fácil, cuando estableció que el amor a Dios y al prójimo concentra todas las enseñanzas comprendidas en los 46 libros del Antiguo Testamento y los 27 del Nuevo testamento. Considera Jesús igualmente que todo lo que en plan de solidaridad y amor se haga por quien tiene hambre, sed, quien está desnudo, enfermo, en la cárcel, ha sido hecho a El, ya que en el amor solidario se resumen las Sagradas Escrituras.

Y es que antes de escribirse en manuscritos o impresa en forma de libro, la Palabra está estampada en el corazón de cada ser humano y conduce al amor a Dios y al prójimo. De manera que la Escritura no es algo estático, letra muerta, sino que dinamiza nuestros corazones a vivir en el camino del amor, único que conduce a la felicidad.

Al fin de cuentas, lo que importa en la vida es el amor. Esa es la intención de la Biblia: hacernos comprender que Dios nos ama con un amor entrañable que hace estremecer las fibras más profundas de nuestro corazón.

Para darnos testimonio de su amor, nos ha enviado a Jesús,  para que seamos felices.

Ojalá que llueva la fe.

 

 

 

-       6-   PERRA  MADRE

La huida acelerada desde la parte trasera de la clínica, provocó la curiosa mirada del niño travieso del barrio, a quien le eran ya familiares los ladridos de la perra viralata protagonista de la presente historia.

A pesar de la evidente apariencia de perra realenga, el animal había siempre despertado  simpatía en el niño, pues parecía tener sentimientos de humanos.

Cada vez que en el barrio alguien fallecía, se escuchaban infaltablemente los ladridos y llantos, casi humanos, de la perra, propiedad de todos y de ninguno en el barrio. Wauuu! Wauuuuuuuu! Y el eco del ladrido asemejaba la sirena de un tren que se aleja.

Y ahí estaba de nuevo ladrando la perra, tras la fuga rauda desde el centro de salud; carrera tan vertiginosa como la del ladrón sorprendido en el acto, sin otra alternativa fuera de la huida.

La noche estaba haciéndose espacio, venciendo al día con la oscuridad; lo que no impidió al niño darse cuenta de que, efectivamente, de algo se había adueñado la perra y que lo aferraba certera en sus fauces.

Tras el momento de la escandalosa fuga,  daba la impresión de que todo ya había pasado y el niño resolvió regresar a su casa, a poca distancia del lugar de los hechos; allí el cálido beso de su madre hacía competencia a la cena caliente preparada para la familia.

Luego venía el baño y las tareas de la escuela, para posteriormente rendirse al descanso merecido, tras un día de una amplia cartelera de actividades infantiles.

Pero no. Apenas haberle solicitado a la sábana el abrazo que hace de antesala al sueño, los plañidos de la perra delataron nuevamente su presencia en la cercanía. Pero esta vez, al quejido identificable de la perra de la historia, se añadió el coro de varios otros canes que parecía se le habían asociado en solidaridad.

Resistir a la tentación de acercarse al lugar de los hechos, era mucho pedir. Lanzando la sábana con los pies hacia un lado  y dando un salto para abandonar la cama, el niño se puso la ropa y el calzado, con la firme decisión de acudir a la madriguera donde él acostumbraba visitar a su amiga, la perra.

Era todavía temprano en la noche; las mujeres, y también algunos hombres, cumplían con el casi sagrado e irresistible deber de darle seguimiento a la novela de turno. El niño caminó la no larga distancia que lo separaba de la casa en ruina, donde sin falta encontraría a su amiga, la perra, y sus acompañantes caninos, también vecinos del barrio.

Rompiendo la oscuridad con unos ojos profundamente abiertos que le servían de linterna, y ayudado por una tierna luz de luna primaveral, el niño penetró entre los escombros de la casa que había sido abandonada, vencida por su propia historia encanecida.

El espectáculo que se abrió a su mirada era digno de cualquier Congreso y Autoridad que pretenda acreditarse de moderno y progresista, olvidando el valor de la vida.

La perra viralata, recostada junto a los restos de alguien que los médicos se ufanan en llamar “producto”, despedía con sus aullidos lastimeros una criaturita apenas formada en el seno de una mujer que hacía pocos instantes había renunciado a la maternidad,

Y, formando un coro de especímenes de la misma calaña, otros perros contemplaban la escena, respondiendo al lamento de la perra madre, cual cantilena de una letanía de oficio de difuntos.

Con sus patas y sin dejar de aullar su canto litánico, la perra madre fue separando la tierra en torno a la criatura, hasta empujarla y cubrirla con cuidado, al estilo del mejor de los entierros. Un wauuuu interminable perturbó finalmente el silencio de la noche, replicado por los gritos plañideros de los otros animales.

Los concurrentes tomaron cada uno sus caminos y el niño travieso siguió asombrado a la perra madre, hasta verla postrarse en el rincón que ya tenía reservado en la parte trasera de la clínica, a la espera de que, por la parte delantera, alguna otra madre abortada acudiera ante quien había renunciado al deber hipocrático de proteger la vida.

 

 

  
 

 

1-       7-  CARTA   AL  HIJO  DE  MACHEPA

 

 

Hoy no tengo nada qué hacer; me acordé de ti y decidí escribirte. Preferí que fuera una carta abierta, porque hoy en día es difícil hacer algo en privado y cualquier esfuerzo que se realice en tal sentido resulta infructuoso.

Con esto de las redes sociales, los periodistas de investigación, los programas matutinos-vespertinos-nocturnos  de radio y televisión, las cámaras de seguridad en todas las esquinas de la ciudad, los detectives privados, los servicios de inteligencia, la ubicación a través de satélites, los GPS, en fin, todos los avances en la tecnología del espionaje, no hay nada oculto que no llegue a saberse; y si no se sabe se inventa.

Querido hijo de Mamá Josefa, mamá Chepa, Machepa o como te quieran llamar, aquí estoy para dedicarte dos minutos de mi “apretado tiempo”, como acostumbran decir cuando alguien busca que se le preste atención.

Pues bien, hijo de Machepa, estás feo para la foto, pues parece que nadie te tiene en cuenta, a pesar de los pesares y de todos los avances que dicen que hemos logrado. Y lo malo del caso, querido amigo, es que no estás solo, pues tienes colegas en todos los continentes, empezando por los vecinos que comparten nuestra isla; allí parece que todos tienen la misma madre llamada Josefa, todavía más derrengada que la de aquí.

Lástima que las elecciones para los puestos importantes estén reservados para gente influyente, con dinero, fama o poder. Si no fuera así, serías un buen candidato para ponerte la ñoña, pues con el respaldo de todos los derrengados del mundo no habría nadie que te gane.

Son muchos los que a través de la historia han tratado de reivindicarte, clamando por la justicia social, la igualdad y la fraternidad. Sin embargo lo han hecho llamando a la lucha de clases, con odio y la revolución armada. En fin, todo ha quedado en lo mismo y han hecho entonces un mundo de iguales e igualísimos. No han dado pie con bola. Todavía no pocos siguen soñando ingenuamente con ese tipo de solución violenta al problema de tu pobreza.

Querido hijo de Machepa, ante este cuadro de desigualdad y postración que te rodea por no haber tenido la oportunidad de abrirte un espacio de dignidad en este mundo, ahí tienes, todavía por estrenar, el llamado de Jesús, Maestro de justicia y fraternidad. El invita al amor mutuo, a abrir el corazón a la solidaridad con quienes tienen hambre y sed, están desnudos o en la cárcel. En pocas palabras, a realizar una revolución a través del amor.

El camino es el amor, amigo mío. Esto no han querido comprenderlo muchos que luchan por la justicia, a favor de las personas desnutridas, huérfanos, ancianos abandonados, niños y niñas en situación de calle, gente sin vivienda digna, desempleados. Menos aún lo han entendido quienes han hecho del dinero y riqueza la razón de ser de su vida.

¿Sabes quiénes comprendieron este mensaje de Jesús? Madre Teresa de Calcuta, Don Bosco, San Vicente de Paúl, Mahatma Gandhi, Martin Luther King, Doña Chucha y tantos otros, en el presente y en el pasado. Ellos lucharon por la igualdad y reivindicaciones sociales, levantando la bandera del amor, en lugar de las ametralladoras.

¿Qué te parece, querido hijo de Machepa? Hasta que el mundo no haga del amor y la solidaridad el arma de sus luchas, no podremos avanzar en su humanización y en la justicia social. Recuérdalo: el camino es el amor.

Tú dirás que es un poco complicado lograr que el mundo cambie su forma de pensar y actuar, para crear condiciones de vida donde nadie sea excluido de vivir con dignidad. Y tienes razón: realmente es difícil lograr esa revolución basada en el amor.

¿Qué hacer entonces?¿Te vas a quedar con los brazos cruzados? No. Empieza por ti, haciendo del ambiente que te rodea un lugar de acogida y fraternidad. Nadie es tan pobre o necesitado que no pueda hacer algo por los demás, especialmente por las personas más abatidas.

Al fin de cuenta lo que importa no es acumular dinero, poder o fama, sino vivir la felicidad del compartir lo mucho o poco que podamos tener. Y aun siendo hijos de Machepa, siempre es mucho lo que podemos compartir.

Fíjate: el compartir solidariamente es ya una forma de luchar, tal vez la mejor, pues no se queda en palabrería y allante. Asóciate a las causas nobles que tratan de solucionar los problemas de los demás, cuida el medio ambiente, defiende la vida desde el momento de la concepción, mantén siempre una conducta honesta. Haz el bien y no mires a quién.

Eso es todo, hijo de Machepa. Conságrate al amor y la justicia vendrá por añadidura.

 

 

1-      8-   EL  GATO  FIEL

La decisión tuvo que ser tomada de improviso. Las huestes ligadas al régimen se habían atrincherado en sus madrigueras, como lobos rapaces, y,  al cuento de “uno, dos y tres”, se lanzaron a la caza de los acorralados desafectos de la tiranía.

-          “Que ya vienen”- gritaron quienes ya estaban fichados y en lista para recibir el castigo que merecen los “traidores” que se aventuraban a enfrentarse a quien todo lo había hecho por el pueblo; el mismo que, a unanimidad obligada, había recibido el título de “Benefactor”.

Y no hubo más remedio que lanzarse a una vertiginosa fuga que, ya en el camino, indicó como meta la embajada que mayor garantía de supervivencia ofrecía. En un duelo, frente a frente, con quienes tenían la misión de custodiar el territorio e inmueble del Estado extranjero, los diecisiete “enemigos” de la Patria, lograron salvar su pellejo y dar inicio a un largo intervalo de espera para ver el desenlace de esa historia no programada.

En medio de la presión aniquilante del régimen, el pronóstico inicial presagiaba un final trágico para el grupo asilado en busca de protección. Sin embargo, un hombre fiel al valor de la vida, una persona diminuta de estatura y con limitaciones físicas, pero convencida del poder que ostentaba como embajador de un país grande en territorio y de inmensa influencia geopolítica a nivel latinoamericano, condujo como ángel de la guarda a una salida exitosa, hacia una tierra que se convertiría, desde ese entonces, en lugar del destierro.

El tiempo del exilio, transcurrido en dos países, curtió el carácter del grupo que, finalmente, tras muchas peripecias, pudo regresar al país, tras la caída del régimen. Cada uno se incorporó de nuevo a diferentes actividades: políticas, profesionales, comerciales. Y sobre todo a la atención cuidadosa del hogar que forzosamente habían abandonado.

El tiempo pasó inclemente y, poco a poco, como hojas marchitas que se desprenden de un árbol, en el único otoño de la vida, estos diecisiete “héroes”, no suficientemente conocidos ni valorados, fueron dejando, a plazo, espacio a otros inquilinos de la tierra, llamados a escribir su propia y única historia.

Rayaba los cien años el último de estos robles, y fue encaminándose a concluir su carrera, en la paz de un hogar que le brindó amor con sabor a miel. A la muerte de su esposa, una “Dama de Blanco”, acrisolada en la ternura familiar y en la fidelidad sacrificada, la compañía permanente de nuestro personaje eran una niña cercana, que él llamaba “Chilindrina”, enganchada a biznieta, además de dos nobles enfermeras que pacientemente se turnaban para asistirlo con solicitud exquisita, y un gato fiel que le servía de escolta,.

Al igual que su madre, también casi centenaria al momento de su partida, el exiliado de entonces, había perdido la visión y sus ojos se habían rebelado a seguir contemplando la malicia del mundo, ya que la bondad la podía seguir observando con los ojos del corazón.

La permanente y casi celestial tranquilidad de la casa, había contagiado hasta al gato que le servía de guardián fiel; el cual, en cumplimiento de su tarea de vigilancia, se había abocado a  renunciar a las usuales, atractivas y tentadoras rondas callejeras de los felinos, para consagrarse a hacerle compañía a quien ya era parte de su vida.

A medida que le cedía el espacio a la noche, la tarde se envolvía de esa paz imperturbable que precede a los trascendentales momentos de la despedida. Había llegado la hora ya esperada, pero nunca asimilada: la hora del adiós.

El eco de la oración de los presentes se mecía al compás de la respiración cansada del centenario roble del bosque familiar. El esfuerzo de quien, más que médico de cabecera, se había hecho parte del hogar, había llegado a su límite humano, optando por poner el piloto automático que conduce derecho al Autor de la vida.

Y, viviendo a su modo el profundo momento, el gato fiel contemplaba la escena, agachado en cuclillas. La paz se había hecho cada vez más intensa, creándose un ambiente de  meditación propia de un monasterio; silencio sagrado interrumpido sólo por suaves maullidos del gato.

Finalmente las puertas infinitas se abrieron al padre centenario, dando paso al canto de gloria que acompaña al encuentro con| Dios, orquestado por miríadas de ángeles que a coro cantaban un triunfal aleluya.

Lo otro ya se sabe: llamada a la funeraria, caja, ambulancia y la preparación para sacar los restos mortales y llevarlos al lugar de la despedida, a donde acudirían presurosos, allegados y amigos.

La ambulancia esperaba paciente frente a la casa, dispuesta a realizar su misión. Ya todo está listo para el cierre de la puerta del vehículo, pero:

-          “!Esperen!”.- Dentro del carro fúnebre, junto al cadáver, allí, estaba en la misma posición en cuclillas, el gato fiel, dispuesto a acompañar a su amigo.

Por más esfuerzo que se hacía, persuadiendo al felino a abandonar el carro, mayor era su resistenciaٕ. No valieron amenazas ni palabras dulces que empujaran hacia afuera al animal.

Una pausa impotente se creó en el ambiente. Los camilleros y el conductor del carro, detuvieron su esfuerzo, como impactados por este caso único en su historia profesional. El tiempo pareció paralizar su curso y lágrimas silentes marcaron las mejillas de los concurrentes ante tan inusual escena.

La luz de la luna del cuarto menguante del 2013, contribuyó a darle al ambiente el sentido místico que se había ameritado. Y, como movido por el sortilegio de esa luz, signo de una paz que no conoce término, el gato fiel, casi a ritmo de marcha solemne, descendió de la carroza, cruzando entre el grupo allí congregado.

Y el carro se marchó con su carga valiosa, casi al ritmo del gato que también se alejaba, abandonando ambos la casa en que se hicieron una fiel compañía. 

 

 

1-      9-  EL  PAPAUPA  DE  LA  MATICA

 

¡Hola! Tengo el honor de presentarles al “Papaupa de la Matica”.

¿Qué no saben de quién se trata?

Pues bien. Se dice, seee diceee, que Ramfis Trujillo, el hijo preferido de quien gobernó durante treinta y un años la República Dominicana en forma dictatorial, quiso regalarles algo especial y fuera de serie  a sus hijos para que pasaran el tiempo en forma divertida. Se le ocurrió adquirirles un mono.

El monito estaba dentro de la casa y era la atracción de todos, especialmente de los más pequeños. Pero, no sólo el spaghettis crece, sino también los seres humanos, los árboles y… los monos.

En ese proceso de crecimiento, el mono, como sucede muchas veces con la gente, se iba haciendo cada vez más difícil para mantenerlo dentro del ambiente del hogar y para tratarlo. Todo lo volteaba y empezó a tener los juegos pesados.

No hubo más remedio que pensar en buscarle otro sitio al que ya había dejado de ser un animalito inofensivo y se había convertido en un animalote  peligroso en el entorno hogareño. ¡Ayyy, qué miedo!

¿A dónde llevarlo? Pensando y analizando, se les ocurrió que un lugar apropiado para el mono era la muy conocida islita la “Matica” en la playa de Boca Chica. Y allí fue a parar. En ese espacio se convirtió en amo y señor, conociéndoselo entonces como “El Papaúpa de la Matica”, el rey del entorno: ley, batuta y constitución.

En el hogar muchas veces los hombres se convierten en el “Papaúpa de la Matica”. En vez de ser papás responsables, bondadosos y comprensivos, empiezan a hacer monerías pesadas, haciendo la vida imposible a quienes conforman el entorno familiar. Crean su propio espacio y ambiente,  su propia isla de poder.

Es difícil ser papá, sobre todo en una sociedad machista como la nuestra. Es más fácil ser” Papaúpa de la Matica” a todos los niveles: económico, sexual,  vida de calle, bebida, parrandas, imposición de criterio, brutalidad.

La paternidad es una vocación y está subordinada a un proyecto de vida que necesita desarrollarse positivamente. La procreación se produce con mucha frecuencia sin las características que dan consistencia a este proyecto de vida y se basa muy frecuentemente en el perfil del “Papaúpa de la Matica”.

La paternidad no es un juego ni una payasada. Es el fruto de una decisión razonable, dentro de un contexto humano que permite superar el primitivismo pasional y que introduce la sexualidad en una dimensión de valores.

Si no hay conciencia y la vida del hombre es conducida por antivalores,  que lo convierten en un mono monstruoso, se “echarán” criaturas al mundo sin ningún tipo de responsabilidad y en la forma más salvaje.

Como es tan común el desenfreno sexual, en lugar de buscar correctivos, muchos postulan u optan por el placer a como dé la gana. De ahí la promoción de preservativos y el aborto. Se aceptan también como algo normal las aberraciones sexuales de moda, que empujan a desembocar en el llamado matrimonio de homosexuales y lesbianas, dándole así un golpe fatal a la familia.

Ser papá auténtico exige además una carga de amor profundo, no sólo a la mujer con la que comparte el proyecto matrimonial, sino también a quienes han sido fruto de ese amor sublime creado por Dios.

El amor hace que el papá se sacrifique por sus hijos e hijas y que no crea que ha cumplido su misión sólo con haber dado de comer a sus vástagos, como si fueran animalitos a los cuales se tiene el deber de alimentar y engordar.

El amor de padre es mucho más que eso: es sacrificarse por los hijos e hijas, al estilo del amor de Cristo, que se entregó hasta dar la vida en la cruz.

Se puede aplicar aquí lo que se dice en el capítulo 13 de la primera carta a los Corintios. El verdadero amor de padre: es paciente, bondadoso,  no es jactancioso, no es arrogante, no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido; no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad; todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

Más aún,  verdadero papá es el que se abre a la dimensión de la fe y no sólo vive la alegría de ser padre, sino que está consciente de su participación en la paternidad de Dios. El papá es partícipe de la acción creadora del Señor.

Hay una diferencia abismal entre el papá que asume la paternidad como vocación dentro de un proyecto familiar  y el que lo hace como el “Papaúpa de la Matica”.

  

1-       10-   POBRE   ARCOIRIS

El arcoíris, que deja boca abierta a quienes lo contemplan por su hermosura, está siendo  utilizado, en forma de bandera, como símbolo del “orgullo” gay o lésbico. La llamada “comunidad LGBT” lo popularizó, en forma de bandera, después de 1978, siendo su ideólogo, el estadounidense Gilbert Baker.

Los temas de la esterilización, difusión de preservativos, aborto y matrimonio de homosexuales, forman parte de un paquete de acciones para el control de la natalidad de moderno corte colonialista. Los países ricos, hoy amenazados por las migraciones, están hartos de los pobres, después de haberlos explotado hasta sacarles el jugo; ahora tratan de lavarles el cerebro para convencerlos de que esa es la forma de disfrutar de la sexualidad sin riesgo. Para eso se invierte dinero, muchísimo más del que se utiliza para contrarrestar el hambre y la pobreza. Se presentan también paradigmas de inconductas sexuales y se negocia con los gobiernos la implementación de políticas públicas a través de leyes contrarias a la dignidad humana.

Se vende la idea también de que las posiciones de los credos religiosos son frutos de tabúes y que ya la sociedad ha crecido suficientemente para no dejarse llevar por esos anacronismos conceptuales en torno a la sexualidad.

El peligro de que en República Dominicana se apruebe legalmente el matrimonio gay es real, a pesar de lo establecido en el artículo 55 de la Constitución, que reconoce que el matrimonio es una decisión de un hombre y una mujer. En efecto los recientes acontecimientos, tanto en torno al tema del aborto en el promulgado Código Penal, como en lo relativo a la reelección, así como el protagonismo militante de la legación diplomática de los Estados Unidos en tal sentido, nos hace vislumbrar lo peor.

Creo que antes de hacer un juicio de valor desde el punto de vista cristiano, es necesario analizar este fenómeno desde una óptica humana y de la razón. En efecto, una de las tácticas de quienes defienden el aborto y el “matrimonio de homosexuales” es objetar la intervención de los cristianos y de las iglesias en estos asuntos de Estado. Consideran que las iglesias pueden exigir lo que quieran a sus miembros, pero de ninguna manera están facultadas para solicitarles a los ciudadanos que cumplan con sus postulados internos.

Es importante que la sociedad se convenza de que este no es un problema religioso, sino de valoración humana y de capacidad racional bien utilizada. La fe lo que aporta es sobre todo mayor convencimiento y perseverancia para luchar por unos valores que están bien establecidos en la Biblia.

Quienes defienden el aborto y el “matrimonio de homosexuales” deben demostrarnos que lo que argumentan es razonable e incluso científicamente aceptable. Ahí es que se les hace difícil lograr conclusiones convincentes. Convencernos de que el aborto y el “matrimonio de homosexuales” es algo normal, aceptable y con vocación a la legalidad, es algo cuesta arriba y a todas luces imposible.

Uno puede comprender, tolerar, y hasta respetar la situación de dos hombres o dos mujeres que, por la razón que sea, se dediquen a tener un tipo de “unión sexual”, incluso con carácter de permanencia en el tiempo; pero elevar esta situación a un estado de aceptación legal constituye una escandalosa “cualquierización” del matrimonio, del Estado, de la misma ley y de los valores a todos los niveles (humano, educativo, ético) del matrimonio y la familia.

Si se enfoca la situación desde una óptica cristiana, es obvio que habría que romper muchas páginas de la Biblia para poder justificar esta forma de vida.

Ya la situación de la sociedad dominicana en torno al matrimonio y la familia es grave. Este nuevo ingrediente le pondría la tapa al pomo y no quedaría otra solución que no fuera la contenida en la expresión popular: “Apaga y vámonos”. Todo se derrumba, pero como camina el mundo mucha gente se ha acostumbrado a vivir como un disparate la vida.

La sociedad dominicana está en un estado de mucha vulnerabilidad en lo que se refiere a la aprobación del matrimonio gay, debido sobre todo al cuadro internacional de los países ricos que quieren vender la idea de desarrollo y modernismo también en esta materia. Nuestro país no cuenta tampoco con el apoyo de las autoridades, sobre todo el Poder Ejecutivo y el Congreso que ya se dejaron torcer el brazo en el tema del aborto y que, de seguro, en este asunto, terminarán siendo más complacientes y coqueteros.

La sociedad, consciente del valor del matrimonio y la familia, debe abrir los ojos y canalizar sus reclamos para que se respeten estas instituciones que son la base de la vida social y sin las cuales todo se deteriora.

Esta problemática ha reportado, sin embargo, un gran beneficio, que al mismo tiempo ofrece cierta garantía de respuesta adecuada a las maniobras de quienes no creen en el matrimonio y la familia. Se trata de la respuesta cada vez más compacta y consciente de las iglesias evangélicas y de la Iglesia Católica.

Claro está que el hecho de que se rechace ese tipo de proyecto no significa que a las personas que están en esa situación haya que discriminarlas, irrespetarlas o no mirarlas con ojos de misericordia y compasión.

Hay que devolverle al arcoíris su hermosura y que la luz de la razón y de la fe ilumine nuevamente al matrimonio y a la familia.